[Español abajo]

As new possibilities for immigration policy open up under the new Biden administration, the public conversation is at an inflection point. The record deportations of the Obama administration, followed by intensified oppression of immigrant communities under Trump, have led some advocates and organizers to critically examine the existing immigration enforcement infrastructure. Demands to abolish ICE and eliminate the practice of imprisoning immigrants are growing. This discourse is informed by and connected to the broader movement to abolish the prison industrial complex (PIC). As Silky Shah of Detention Watch Network recently wrote, “It’s past time for the immigrant justice movement to embrace the broader calls for prison abolition and defunding the police.” 

Pastor cuts ankle monitor from man seeking sanctuary.
Pastor at New Jersey church cuts an electronic shackle from a man seeking sanctuary. Credit: Bob Karp/ KVUE-ABC.

Advocates for immigrant justice should indeed join the broader decarceration movement. However, abolition has its own distinct place in immigration law and policy. Abolition of ICE–not just the agency, but its carceral function–is an important piece of this puzzle. But abolition in the immigration context can also mean the elimination of not just detention, but of deportation and all immigration restrictions. In other words, open borders. Upon closer examination, it should become clear that abolition of detention and elimination of all immigration restrictions are interdependent. One cannot exist without the other. 

Should the System Be Fixed or is it Working as Intended?

In recent months, there have been many calls on the left to “fix the broken immigration system” or “build a better, more humane, immigration system.” This framing acknowledges that something is wrong with the laws and policies that are harming people and communities so egregiously. But the system is arguably working as Congress intended when it passed the immigration laws currently in place. Those laws were intended to be punitive, to seal the border, and to eliminate unauthorized immigration. The harm the laws are causing is a direct consequence of how and why they were written.

A shift in terminology may provide insight into the question of whether the immigration system is broken or working as intended. If we used the term “deportation system” instead of “immigration system,” we might start to see the problem differently. The purpose and function of the immigration laws is to restrict or exclude non-U.S. citizens from the territory, society, and electorate of the U.S. These restrictions are backed by the threat of incarceration and expulsion. This system is part of the broader carceral state, a fact better reflected by the term “deportation system.” 

Why then would we want to fix a deportation system or build a better one? What would a “better” deportation system even look like? The language we use shapes how we think about the laws and policies that are causing damage to people and communities. If our objective is to stop the government from harming immigrant communities, perhaps a better question to ask is why do we need a deportation system at all?

How #AbolishICE Is Connected to Ending Immigrant Detention.

In early 2018, as the scope of the damage the Trump administration was doing to immigrant communities was becoming clear, the call to abolish ICE began to grow on the left. Some proponents of the demand to abolish ICE note that ICE has only existed since 2003, the implication being that it would be easy to simply revert to the previous system. However, the prior immigration system was also inherently oppressive and unjust. The deportation system has existed for many years, and the precursors to ICE (most recently, the Immigration and Naturalization Service (INS)) did terrible things well before 2003, including: 

The U.S. government has killed, imprisoned, or exiled people excluded from citizenship for centuries. It is not clear that government oppression of immigrants is worse today than in the past. Replacing ICE with another deportation enforcement agency would not fundamentally change the deportation system. This is why we must abolish not just the form of ICE, but its function. We must abolish the deportation system. 

In addition, there are deep connections between the deportation system, U.S. imperialism, and the racialized carceral state, itself the legacy of chattel slavery. A comprehensive analysis of these connections is beyond the scope of this post, but Jenna Lloyd’s “Prison Abolitionist Perspectives on No Borders” is one reference point to understand the application of carceral abolitionist principles to the deportation system (in Open Borders: In Defense of Free Movement, Reece Jones, ed., 2019).

In recent months, calls to abolish immigrant detention have spread. This is an encouraging sign of progress towards justice for immigrants. However, calls to end “mass immigration detention” or use detention only as a last resort are not abolitionist demands. Abolishing immigration detention means categorically abolishing all forms of immigration detention, including detention for any length of time. We have seen ICE and CBP routinely ignore court-ordered time limits on periods of detention. For instance, ICE has detained children in family detention for nearly two years, far longer than the 20 days permitted under a federal court’s application of the Flores Settlement Agreement governing detention of immigrant children. DHS cannot be trusted to limit detention to a “reasonable” time period even when legally obligated to do so. We have seen that courts and politicians do not hold DHS accountable to the law, for instance when ICE ignored a federal judge’s order in the Flores case to release children from family detention during the COVID-19 pandemic. The judge took no meaningful action to hold ICE accountable for violating her order. DHS has pushed past limits on length of detention set by courts or Congress and ignored court orders to release babies from prison. And who would decide what is a “reasonable” period of time to be detained in DHS custody? Consider how long would be too long for you or your family members to be locked in a cell, uncertain of what might come next. 

In addition, the racist origins and mandate of ICE mean that the agency takes little care to accurately ascertain the nationality or citizenship of the people it targets. ICE routinely detains and deports U.S. citizens, perhaps thousands each year. ICE routinely deports people to countries they are not a citizen of, including stateless people. More importantly, as the PIC abolition movement has explained, the act of detention itself is unjust and harmful regardless of the length or purpose of detention. The demand to end immigrant detention must be absolute or it is no demand at all.

The demands to abolish ICE and to end immigrant detention are intrinsically connected. ICE is the principal federal agency that arrests, detains, and deports immigrants in the interior of the U.S. A law enforcement arrest definitionally involves a period of detention, however brief. Detention in turn requires an initial arrest. If immigrant detention were abolished, ICE would be converted into a type of glorified parking authority, able to hand out citations but unable to enforce them. The absurdity of such a scenario should lead to elimination of the agency. Conversely, abolishing ICE without replacing it with a functionally equivalent agency would have the effect of ending immigrant detention. 

A World Without Immigrant Detention is a World Without Borders

Abolishing detention would effectively abolish deportation as well. Without the ability to arrest or detain, government agents would be unable to forcibly exclude or expel people from the U.S. 

Without detention, passengers arriving at airports could not be prevented from leaving the airport before they could be forced to board a flight to leave the U.S. DHS officers could not detain arriving passengers in “secondary inspection” (one of the many euphemisms employed by the immigration agencies) before deporting them. Note that eliminating immigration detention would not prevent the government from conducting security or health screenings applicable to all passengers, it would simply remove the additional screening based on a person’s citizenship or immigration status that is currently in place. The land borders would be open, as they had been almost universally around the world until about 100 years ago. Whatever measures are actually needed to protect the health and safety of the public–for instance, restrictions on movement necessitated by COVID-19–could be neutrally applied regardless of citizenship. 

In the absence of a mechanism for physically excluding or expelling people, the government would need to rely on other methods to deter people from entering or remaining in the U.S. without official authorization. Those methods would–and should–be toothless. That is because unauthorized migration does not harm others and because impeding a person’s ability to migrate is a violation of their basic human rights. Any restrictions on migration, whether enforceable by ICE or not, should be eliminated. Whichever came first–removing all restrictions on migration or eliminating immigrant detention–removing DHS’s ability to enforce the unjust immigration laws would be a critical step forward.

Since the government does not formally endorse or concede a racial basis for immigration restrictions (although elected officials such as former President Trump do), DHS relies heavily on putative public safety and national security rationales to justify the deportation system. Those rationales must be critically analyzed through the lenses of decolonization and demilitarization. Who is made less safe by the U.S. national security apparatus? Whose health and well-being is diminished by the deportation system? The answers to these questions will help inform the conversation about what true safety and security means for a free people. And as Silky Shah and others have noted, advocates for liberation must work together, not against each other. The movements for decolonization, demilitarization, PIC abolition, and open borders will all succeed or fail together; they cannot be separated. 

The Road to Migrant Liberation

By examining the system of detention and deportation of immigrants, we see that abolition in the immigration context can refer not simply to PIC abolition or ending immigrant detention, but to the abolition of all immigration restrictions. A thorough discussion of what a society without immigration restrictions might look like is beyond the scope of this post. But looking at how U.S. citizens move and integrate inside the country may be a helpful starting point. A person moving from New York to Pennsylvania, for instance, is obligated to apply for a driver’s license within a certain time period if they wish to drive in Pennsylvania. They must register to vote if they wish to vote in Pennsylvania elections. The Pennsylvania government does not prohibit these internal migrants from applying to drive or vote, and neither does the government require them to drive or vote. These systems may overlap with the carceral state at the margins, but they are not inherently punitive. The nominal obligations associated with changing domicile seem reasonable to most people, and most people comply with the requirements. These existing systems could be applied to non-U.S. citizens in lieu of a coercive deportation system. Then the twin scourges of detention and deportation would disappear organically.

Some people may support abolition of immigrant detention because they believe imprisonment is inherently unjust. Others may endorse open borders because they believe the government should not prevent the free movement of people. Either road leads to the same destination: migrant liberation. 

David Bennion is the Executive Director of Free Migration Project.

**************************

¿Qué significa la abolición para las leyes y políticas de inmigración?

A medida que se abren nuevas posibilidades para la política de inmigración bajo la nueva administración de Biden, la conversación pública se encuentra en un punto de inflexión. Las deportaciones récord de la administración Obama, seguidas de la opresión intensificada de las comunidades de inmigrantes bajo Trump, han llevado a algunos defensores y organizadores a examinar críticamente la infraestructura de control de inmigración existente. Las demandas para abolir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. (ICE, por sus siglas en inglés) y eliminar la práctica de encarcelar a inmigrantes están aumentando. Este discurso está informado y conectado con el movimiento más amplio para abolir el complejo industrial penitenciario (CIP). Como escribió recientemente Silky Shah de Detention Watch Network : “Ya es hora de que el movimiento por la justicia de inmigrantes adopte los llamados más amplios para la abolición de las prisiones y la desfinanciación de la policía”.

Los defensores de la justicia para inmigrantes deberían unirse al movimiento más amplio de descarceración. Sin embargo, la abolición tiene su propio lugar distintivo en las leyes y políticas de inmigración. La abolición de ICE, no solo la agencia, sino su función carcelaria, es una pieza importante de este rompecabezas. La abolición en el sistema de inmigración también puede significar la eliminación, no solo de la detención, sino también de la deportación y todas las restricciones de inmigración. En otras palabras, fronteras abiertas. Tras examinarse más detenidamente, debería quedar claro que la abolición de la detención y la eliminación de todas las restricciones a la inmigración son interdependientes. Uno no puede existir sin el otro.

¿Debe arreglarse el sistema o funciona según fue previsto?

En los últimos meses, ha habido muchos llamados de la izquierda para “arreglar el sistema de inmigración roto” o “construir un sistema de inmigración mejor y más humano”. Este encuadre reconoce que algo anda mal con las leyes y políticas que están dañando a las personas y comunidades de manera tan atroz. Pero se podría decir que el sistema está funcionando como pretendía el Congreso cuando aprobó las leyes de inmigración actualmente vigentes. Esas leyes tenían la intención de ser punitivas, sellar la frontera y eliminar la inmigración no autorizada. El daño que están causando las leyes es una consecuencia directa de cómo y por qué fueron redactadas.

Un cambio en la terminología puede proporcionar información sobre la cuestión de si el sistema de inmigración está roto o funciona como se esperaba. Si usamos el término “sistema de deportación” en lugar de “sistema de inmigración”, podríamos comenzar a ver el problema de manera diferente. El propósito y la función de las leyes de inmigración es restringir o excluir a los ciudadanos no estadounidenses del territorio, la sociedad y el electorado de los Estados Unidos. Estas restricciones están respaldadas por la amenaza de encarcelamiento y expulsión. Este sistema es parte del estado carcelario más amplio, un hecho que se refleja mejor en el término “sistema de deportación”.

¿Por qué entonces querríamos arreglar un sistema de deportación o construir uno mejor? ¿Cómo se puede “mejorar” un sistema de deportación? El lenguaje que usamos da forma a la manera en que pensamos sobre las leyes y políticas que están causando daños a las personas y las comunidades. Si nuestro objetivo es evitar que el gobierno dañe a las comunidades de inmigrantes, quizás una mejor pregunta es ¿por qué necesitamos un sistema de deportación?

Cómo #AbolirICE (#AbolishICE) está conectado a poner fin a la detención de inmigrantes

A principios de 2018, a medida que se hacía evidente el alcance del daño que la administración Trump estaba haciendo a las comunidades de inmigrantes, el llamado a abolir ICE comenzó a crecer en la izquierda. Algunos defensores de la demanda para abolir ICE señalan que ICE solo ha existido desde el 2003, lo que implica que sería fácil simplemente volver al sistema anterior. Sin embargo, el sistema de inmigración anterior también era intrínsecamente opresivo e injusto. El sistema de deportación ha existido durante muchos años, y los precursores de ICE (más recientemente, el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS, por sus siglas en inglés)) hicieron cosas terribles mucho antes del 2003, incluyendo:

El gobierno de Estados Unidos ha matado, encarcelado y/o exiliado a personas excluidas de la ciudadanía durante siglos. No está claro que la opresión de los inmigrantes por parte del gobierno sea peor hoy que en el pasado. Reemplazar a ICE con otra agencia de ejecución de deportaciones no cambiaría fundamentalmente el sistema de deportación. Es por eso que debemos abolir no sólo la forma de ICE, sino su función. Debemos abolir el sistema de deportación.

Además, existen profundas conexiones entre el sistema de deportación, el imperialismo estadounidense y el estado carcelario racializado, en sí mismo legado de la esclavitud. Un análisis exhaustivo de estas conexiones está más allá del alcance de este artículo, pero las “Perspectivas abolicionistas de las cárceles sin fronteras” de Jenna Lloyd es un punto de referencia para comprender la aplicación de los principios abolicionistas carcelarios al sistema de deportación (en Open Borders: In Defense of Free Movement, Reece Jones, ed., 2019).

En los últimos meses, se han extendido los llamados a abolir la detención de inmigrantes. Esta es una señal alentadora de progreso hacia la justicia para los inmigrantes. Sin embargo, los llamados a poner fin a la “detención migratoria masiva” o utilizar la detención sólo como último recurso no son demandas abolicionistas. Abolir la detención de inmigrantes significa abolir categóricamente todas las formas de detención de inmigrantes, incluida la detención por cualquier período de tiempo. Hemos visto que ICE y Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU (CBP, por sus siglas en inglés) ignoran rutinariamente los límites de tiempo ordenados por las cortes en los períodos de detención. Por ejemplo, ICE ha detenido a niños en detención familiar durante casi dos años, mucho más de los 20 días permitidos por la aplicación de un tribunal federal del Acuerdo de Resolución de Flores que rige la detención de niños inmigrantes. No se puede confiar en que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) limite la detención a un período de tiempo “razonable”, incluso cuando esté legalmente obligado a hacerlo. Hemos visto que los tribunales y los políticos no responsabilizan al DHS ante la ley, por ejemplo, cuando ICE ignoró la orden de un jueza federal en el caso Flores de liberar a los niños de la detención familiar durante la pandemia de COVID-19. La jueza no tomó ninguna medida significativa para responsabilizar a ICE por violar su orden. El DHS ha superado los límites de duración de la detención establecidos por los tribunales o el Congreso e ignoró las órdenes judiciales de liberar a bebés de la prisión. ¿Quién decidiría cuál es un período de tiempo “razonable” para permanecer bajo la custodia del DHS? Considere cuánto tiempo sería demasiado tiempo para que usted o los miembros de su familia estuvieran encerrados en una celda, sin estar seguros de lo que vendría después.

Además, los orígenes racistas y el mandato de ICE significan que la agencia se preocupa muy poco por determinar con precisión la nacionalidad o ciudadanía de las personas a las que se dirige. ICE detiene y deporta de forma rutinaria a ciudadanos estadounidenses, quizás miles cada año. ICE deporta habitualmente a personas a países de los que no son ciudadanos, incluidos los apátridas. Más importante aún, como ha explicado el movimiento de abolición del CIP, el acto de detención en sí mismo es injusto y dañino independientemente de la duración o el propósito de la detención. La demanda para poner fin a la detención de inmigrantes debe ser absoluta o no es una demanda en absoluto.

Las demandas para abolir a ICE y poner fin a la detención de inmigrantes están intrínsecamente conectadas. ICE es la principal agencia federal que arresta, detiene y deporta a inmigrantes en el interior de los Estados Unidos. Un arresto policial implica, por definición, un período de detención, por breve que sea. La detención, a su vez, requiere un arresto inicial. Si se aboliera la detención de inmigrantes, ICE se convertiría en un tipo de autoridad de estacionamiento glorificada, capaz de entregar citaciones pero incapaz de hacerlas cumplir. El absurdo de tal escenario debería conducir a la eliminación de la agencia. A la inversa, abolir a ICE sin reemplazarlo con una agencia funcionalmente equivalente tendría el efecto de poner fin a la detención de inmigrantes.

Un mundo sin detención de inmigrantes es un mundo sin fronteras

La abolición de la detención también aboliría efectivamente la deportación. Sin la capacidad de arrestar o detener, los agentes del gobierno no podrían excluir o expulsar por la fuerza a personas de los EE. UU. 

Sin detención, los pasajeros que llegan en los aeropuertos no pueden ser impedidos de salir del aeropuerto antes de que pudieran ser obligados a abordar un vuelo para abandonar Estados Unidos. DHS no pudo detener a los pasajeros que llegan durante una “inspección secundaria” (uno de los muchos eufemismos empleados por la inmigración agencias) antes de deportarles. Tenga en cuenta que la eliminación de la detención de inmigrantes no evitaría que el gobierno lleve a cabo controles de seguridad o salud aplicables a todos los pasajeros (independientemente de la ciudadanía), simplemente eliminaría el control adicional en función de la ciudadanía o el estado migratorio de una persona que se encuentra actualmente en vigor. Las fronteras terrestres estarían abiertas, como lo habían estado casi universalmente en todo el mundo hasta hace unos 100 años. Cualesquiera medidas que sean realmente necesarias para proteger la salud y la seguridad del público, por ejemplo, las restricciones de movimiento necesarias por COVID-19, podrían aplicarse de manera neutral independientemente de la ciudadanía.

En ausencia de un mecanismo para excluir o expulsar físicamente a las personas, el gobierno tendría que depender de otros métodos para disuadir a las personas de entrar o permanecer en los EE. UU. sin autorización oficial. Esos métodos serían, y deberían, ser desdentados. Es decir, porque la migración no-autorizada no daña a otros y porque impedir la capacidad de una persona para migrar es una violación de sus derechos humanos básicos. Cualquier restricción a la migración, ya sea que ICE pueda hacerla cumplir o no, debe eliminarse. Lo que ocurra primero, eliminar todas las restricciones a la migración o eliminar la detención de inmigrantes, eliminar la capacidad del DHS para hacer cumplir las leyes de inmigración injustas sería un paso fundamental hacia adelante.

Dado que el gobierno no respalda ni concede formalmente una base racial para las restricciones de inmigración (aunque los funcionarios electos como el ex presidente Trump sí lo hacen), el DHS se basa en gran medida en los supuestos fundamentos de seguridad pública y seguridad nacional para justificar el sistema de deportación. Esos fundamentos deben analizarse críticamente a través de los lentes de la descolonización y la desmilitarización. ¿Quién está menos seguro con el aparato de seguridad nacional de Estados Unidos? ¿La salud y el bienestar de quienes se ven afectados por el sistema de deportación? Las respuestas a estas preguntas ayudarán a informar la conversación sobre lo que significa la verdadera seguridad para un pueblo libre. Y como han señalado Silky Shah y otros, los defensores de la liberación deben trabajar juntos, no unos contra otros. Los movimientos de descolonización, desmilitarización, abolición del CIP y fronteras abiertas triunfarán o fracasarán juntos; no se pueden separar.

El camino hacia la liberación de los migrantes

Al examinar el sistema de detención y deportación de inmigrantes, vemos que la abolición en el contexto de la inmigración puede referirse no simplemente a la abolición del CIP o al final de la detención de inmigrantes, sino a la abolición de todas las restricciones de inmigración. Una discusión exhaustiva de cómo se vería una sociedad sin restricciones de inmigración está más allá del alcance de esta publicación. Pero observar cómo los ciudadanos estadounidenses se mueven e integran dentro del país puede ser un punto de partida útil. Una persona que se muda de Nueva York a Pensilvania, por ejemplo, está obligada a solicitar una licencia de conducir dentro de un período de tiempo determinado si desea conducir en Pensilvania. Deben registrarse para votar si desean votar en las elecciones de Pensilvania. El gobierno de Pensilvania no prohíbe que estos inmigrantes internos soliciten conducir o votar, y tampoco les exige que conduzcan o voten. Estos sistemas pueden tener terreno común con el estado carcelario en sus márgenes, pero no son inherentemente punitivos. Las obligaciones nominales asociadas con el cambio de domicilio parecen razonables para la mayoría de las personas, y la mayoría cumple con los requisitos. Estos sistemas existentes podrían aplicarse a ciudadanos no estadounidenses en lugar de un sistema de deportación coercitiva. Entonces los flagelos gemelos de la detención y la deportación desaparecerían orgánicamente.

Algunas personas pueden apoyar la abolición de la detención de inmigrantes porque creen que el encarcelamiento es intrínsecamente injusto. Otros pueden respaldar las fronteras abiertas porque creen que el gobierno no debería impedir la libre circulación de personas. Cualquiera de los caminos conduce al mismo destino: la liberación de migrantes.

David Bennion es el director ejecutivo de Free Migration Project.